Make your own free website on Tripod.com

¡Juventud Estadista de Carolina!

Historia PNP

Home
Juventud Estatal
Juventud Municipal
Juventud Precinto 106
Juventud Precinto 107
Juventud Precinto 108
Eventos Importantes
Historia PNP
Encuestas y Foros
Comentarios
Contactos
Enlaces

palma.jpg

Símbolos del Partido Nuevo Progresista

  El nombre oficial de la colectividad es

Partido Nuevo Progresista

La insignia del partido consiste de un rectángulo ovalado en sus bordes con una palma de cocos como motivo central , con el siguiente lema : estadidad , seguridad y progreso a su alrededor.

 La bandera del partido consiste de un paño blanco con la insignia oficial del partido en su centro.

DESARROLLO DEL PARTIDO NUEVO PROGRESISTA DESDE SUS COMIENZOS HASTA NUESTROS DIAS

EI Partido Nuevo Progresista nació oficialmente el 20 de agosto de 1967, en una asamblea llevada a cabo en la cancha Manuel Carrasquillo Herpén, en Country Club, Carolina con la misión de defender el Ideario del padre de la Estadidad, José Celso Barbosa.

Ese día de su fundación fue la culminación de varios acontecimientos importantes que antecedieron a la misma. El 23 de diciembre de 1966, el entonces gobernador de Puerto Rico, Roberto Sánchez Vilella, firmó la ley que proclamaba la celebración de una consulta plebiscitaria, a llevarse a cabo el 23 de julio de 1967. En este Plebiscito participarían todos los electores capacitados del país para seleccionar entre Estado Libre Asociado, Estadidad o Independencia. EI resultado sería sometido al Congreso de Estados Unidos para que desarrollaran el ELA, si éste era favorecido, admitiera a Puerto Rico como Estado Federado, si era la Estadidad la favorecida o se autorizara la independencia a la Isla si, por el contrario, esta era la posición ganadora. Esta sería la primera vez que se consultaría al pueblo puertorriqueño sobre el tema del “status”.

El Partido Estadista Republicano (PER) y Don Miguel Ángel García Méndez, quienes defendían el ideal de la Estadidad desde la época de Barbosa, dieron instrucciones a todos los comités locales del PER, de que no participaran en el plebiscito. Los señores Luis A. Ferré, Orestes Ramos padre, Justo Méndez, Carlos Romero Barceló y varios otros líderes estadistas, comenzaron a solicitar que se celebrara una asamblea de delegados del partido, para que fueran éstos los que decidieran si participaban o no en el plebiscito.

El argumento de los que se llamaron “los puros” era que Muñoz quería tender una trampa a los estadistas y que no debíamos caer en ella. El resto del liderato estadista entendía que no se debía abandonar el Ideal y “dejarlo solo” en una votación. La presión de los Estadistas fue tal, que García Méndez aceptó la celebración de una asamblea, la cuál se citó para el domingo 22 de enero de 1967, en el Hotel San Gerónimo (hoy Condado Plaza). del Condado en San Juan.

Llegó la histórica asamblea, donde luego de muchos discursos a favor y en contra, habló Don Luis A. Ferré, quien señaló que si el PER decidía no asistir, el renunciaría a su posición de consejero y se iría a defender el ideal de Estadidad en el plebiscito, para no dejarlo abandonado en las urnas. García Méndez preguntó a la asamblea republicana si querían acudir al plebiscito y se oyeron unos gritos de "¡NO!" Dando a entender que con esto a entender que se había votado, García Méndez dio un malletazo sobre la mesa, pronunciando” cerrados los trabajos". Intentó fundirse en un abrazo con Don Luis, pero éste se levantó y abandonó la asamblea, seguido por un grupo de Estadistas, fieles al ideal de Barbosa.

Inmediatamente después, se organizó el grupo de Estadistas Unidos, bajo el símbolo de la Palma Real, quienes asumieron la representación de la Estadidad en el Plebiscito del 1967. Comenzaron una campaña por campos y pueblos, llevando el mensaje de que todos los Estadistas tenían que dar su voto en el plebiscito.

Y llegó el 23 de julio de 1967 a pesar de la oposición del PER, la Estadidad logró 274,312 votos, un 38.98% comparado con los resultados obtenidos por el PER en el año 1964, demostró que el movimiento de Estadistas Unidos, (Capitaneado por Don Luis A. Ferré), había aumentado la fuerza del movimiento estadista en un cinco (5%) por ciento.

El grupo de Estadistas Unidos, entusiasmados con estos resultados, decidieron seguir luchando. Finalmente, se unieron el domingo 20 de Agosto de 1967 en la cancha Manuel Carrasquillo Herpén, de Country Club en Carolina. La asamblea tuvo como primer asunto disolver la agrupación de Estadistas Unidos pasados 90 días de la celebración del plebiscito, como se había prometido. Como segundo propósito, tuvo el de crear un nuevo partido político. El Dr. Hernán Padilla presentó la resolución expresando la necesidad de crear un Nuevo Partido que realmente defendiera a Estadidad para Puerto Rico (como lo había hecho con éxito el grupo de Estadistas Unidos). Así se acordó de forma unánime por todos los estadistas que se dieron cita allí ese día y así nació el Partido Nuevo Progresista (PNP), como acordaron llamar al nuevo partido. (La traducción en ingles es New Progressive Party; “NPP”).

EI 5 de Enero de 1968, el partido recibió su certificación oficial de la Junta Estatal de Elecciones, bajo la insignia de la Palma de Cocos (ya que la Palma Real no podía volver a ser utilizada), y diez meses después derrotó al. hasta entonces todopoderoso, Partido Popular en las elecciones generales del 5 de noviembre de ese año. Don Luis A. Ferré fue electo como el primer gobernador Estadista de Puerto Rico.

El PNP obtuvo entonces, más votos íntegros que ningún otro partido. Ganó la .gobernación (Don Luis A. Ferré), la Comisaría Residente (Don Jorge Luis Córdova Díaz), la Cámara de Representantes., doce(12) escaños en el Senado y veintiocho (28) alcaldías. Era además, la primera vez que un partido político, con menos de 15 meses de fundado, ganaba en Puerto Rico unas elecciones.

Durante ese cuatrienio estadista Don Luis A. Ferré desarrolló su obra de progreso, entre otros: construyó la autopista de San Juan a Ponce, concedió el Bono de Navidad, le dio el voto a los jóvenes de dieciocho (18) años, nombró a la primera mujer a un puesto en el gabinete constitucional, otorgó el titulo de propiedad a los parceleros, y el Partido Nuevo Progresista se fue estabilizando sobre cimientos más fuertes. Sin embargo, en las elecciones del 1972 se perdió la gobernación y solo se obtuvo el triunfo en cinco (5} municipios, (Cataño, San Juan, Fajardo, Loíza y Guaynabo), además de quince (15) escaños en la Cámara de Representantes y ocho (8) en el Senado. A pesar de haber perdido las elecciones, el PNP aumentó en votos íntegros, o sea, creció entre la preferencia del electorado.

Inmediatamente después de las elecciones de 1972, se comenzó el proceso de aprobación de un nuevo Reglamento y la reorganización del partido. Ambas tareas le fueron encomendadas al Lic. Carlos Romero Barceló, entonces alcalde de San Juan y quien más tarde en la Asamblea General de 1974, fue electo como el nuevo Presidente del PNP. Con el nuevo Reglamento aprobado, el PNP hace nuevamente historia al designar por primera vez los dirigentes de los cuerpos de Mujeres Progresistas y Juventud PNP, a posiciones dentro de su directorio, reconociendo así el valor, la entrega y el dinamismo de estos organismos auxiliares.

En las elecciones de 1976 luego del pueblo haber evaluado el período de gobierno de Hernández Colón, le da el triunfo de forma contundente al Partido Nuevo Progresista  por  47,666 votos,  obteniendo entonces la posiciones de Gobernador (Carlos Romero Barceló), Comisionado Residente (Baltasar Corrada del Río), cuarenta y dos (42) alcaldías, treinta y cuatro (34) escaños en la Cámara y catorce (14) en el  Senado. Carlos Romero Barceló, es el segundo gobernador Estadista en apenas nueve años de fundado el PNP.

El PNP comienza a gobernar al país bajo el mando de Romero Barceló, que trae reformas electorales tan importantes como el colegio abierto y la segunda papeleta, logra imponer el pago de contribuciones a las farmacéuticas y más importante aún, logra implementar el salario mínimo federal. Romero es reelecto en 1980, aunque por un estrecho margen de 3,037 votos sobre Hernández Colón.. Aún así, el PNP obtuvo 752,849 votos. En 1980 se retienen veintiocho (28) alcaldías, veinticinco (25) escaños en la Cámara de Representantes  y doce (12) escaños en el Senado, además del Gobenador (Carlos Romero Barceló) y Comisionado Residente (Baltasar Corrada del Río).

El Partido sigue su curso, pero comienza a desarrollarse como rumor, la posible candidatura del Dr. Hernán Padilla (Alcalde de San Juan) para enfrentarse a Romero Barceló en unas primarias internas. Comienzan a crearse unos comités “paralelos” en diferentes pueblos de la isla, en apoyo a la candidatura del Dr. Padilla. Pero en la asamblea general del  partido, que se llevó a cabo en Ponce, 11 de noviembre de 1982, se ratifica la nominación de Carlos Romero Barceló para un tercer término como candidato a Gobernador por el PNP para las elecciones de 1984. Posteriormente  en julio de 1983, Padilla anuncia que abandona las filas del PNP, para fundar el Partido de Renovación Puertorriqueña (PRP).

En las elecciones de 1984, con los estadistas divididos, el Partido Nuevo Progresista pierde las elecciones por 53,949 votos. Sin embargo, obtiene diecinueve (19) alcaldías, quince (15) escaños en la Cámara de Representantes, ocho (8) en el Senado. Obtiene, a pesar de todo, 767,820 votos – un número mayor que en las elecciones de 1980. La mayoría opina que la división dentro del partido fue la principal causa de este revés.

En e1 1985 Baltasar Corrada del Río, entonces Alcalde de San Juan, asume la presidencia del partido. Es un cuatrienio difícil para el  PNP, donde hay muchos problemas internos y quedan resquemores de la división con los “renovacionistas”. Baltasar  tiene, en poco tiempo, que enfrentar no solo los problemas económicos del partido, sino también solidificarse como líder aún cuando Carlos Romero Barceló se preparaba para competir contra Corrada en unas primarias internas. Finalmente, Romero retira su intención de aspirar y Baltasar se convierte en el Candidato oficial a la gobernación de Puerto Rico por el Partido Nuevo Progresista.

En las elecciones de 1988, el  PNP pierde !os comicios electorales por 54,486 votos, pero ganando treinta (30) alcaldías, quince (15) escaños en la Cámara de Representantes y ocho {8) en el Senado. El PNP obtiene en esas elecciones 814,468 votos íntegros, indicando un sólido y sostenido crecimiento en las huestes estadistas.

En Enero de 1989, Baltasar Corrada renuncia a la presidencia del PNP y el Directorio del Partido, selecciona a Ramón Luis Rivera para que asuma la presidencia del Partido interinamente hasta la Asamblea General, que elige nuevamente a Carlos Romero Barceló como su Presidente.

Comienza a destacar para entonces un médico joven que acompañó a Baltasar Corrada del Río en. la papeleta como candidato a Comisionado Residente en Washington. El Dr. Pedro Rosselló había estado caminando por todos los pueblos de la isla, con su CRUZADA ESTADISTA,  llevando el mensaje de la Estadidad, junto a un grupo de profesionales respetados. El pueblo de Puerto Rico comienza a pedir un cambio del liderato político del país, las encuestas piden “caras nuevas”. El pueblo progresista vuelca sus esperanzas en este médico, que por su dedicación a la profesión y al Ideal, nos recuerda al fundador del movimiento estadista, el Dr. José Celso Barbosa.

El PNP celebra su Asamblea de Reorganización (mandataria después de cada elección), el domingo, 23 de junio de 1991, en el Pichi’s Convention Center. Allí el Dr. Pedro Rosselló  acompañado de su inseparable esposa Maga Nevares de Rosselló, es electo por unanimidad como Presidente de la colectividad.

En su primera prueba de fuego, el Dr. Rosselló  se enfrenta a Hernández Colón,  Victoria Muñoz, todo el liderato del Partido Popular y el  Partido Independentista, en una unión sin precedentes, que utiliza impunemente los recursos del gobierno para tratar de obligar al pueblo a votar en un Referéndum (SI o NO), para pedir al Congreso de los Estados Unidos que le amplíe los poderes de Estado Libre Asociado (ELA).

Pedro Rosselló  se echa sobre sus hombros la campaña del NO, sin recursos económicos, con escasa campaña en los medios de televisión , radio y prensa. Y Puerto Rico dijo NO. El triunfo por cerca de 100,000 votos donde el NO  triunfo en sesenta y cuatro (64) de los setenta y ocho (78) municipios y en siete (7) de los ocho (8) distritos senatoriales, convierte a Pedro Rosselló en la "cara nueva", en la nueva esperanza del pueblo puertorriqueño.

Con la desmoralización de un pueblo, harto del desgobierno, de corrupción, y de ostentación, surge Pedro Rosselló como una fresca brisa de juventud, dinamismo y proyección de cambio verdadero. Con la promesa de una “Mano Dura Contra el Crimen” que nos acecha, la esperanza de “Salud para Todos”, la promesa firme de mantener nuestros dos idiomas y nuestras dos banderas y “CON LA FUERZA DEL PUEBLO”,  Pedro Rosselló es electo Gobernador de Puerto Rico, con un triunfo arrollador, por 75,980 votos, el más grande hasta entonces del movimiento estadista. Por primera vez, hay copo total (mayoría en ambos cuerpos y en alcaldías). Se gana la posición de gobernador, Comisionado Residente (Carlos Romero Barceló), cincuenta y cuatro (54) alcaldías, treinta y seis {36) escaños en la Cámara y veinte (20) en el Senado con un total de 938,969 votos.

Ya en el 1993, comenzada la administración del Gobernador Rosselló, éste hace válida una de sus principales promesas de campaña y el 14 de noviembre de ese año se lleva a cabo la primera consulta al pueblo desde 1967. En este plebiscito, aunque no ganó la Estadidad, fue la única fórmula que tuvo un crecimiento porcentual, quedando a sólo 2% del ELA. La Estadidad se registra con 788,296 adeptos y un 46.3% del electorado, comparado con los 274,312 votos y el 39.98% del 1967. Un crecimiento de más de medio millón de votos en apenas los veintiséis (26) años que tenia el PNP de fundado.

Cuenta además el Gobernador con una aliada sin reservas, que le acompaña en su incansable lucha por mejorar la calidad de vida de los puertorriqueños, en la persona de su esposa, Maga Nevares. Quien como Primera Dama creó el Proyecto “Yo Si Puedo”.

La Administración de Rosselló se caracterizó por la frase “COMPROMISO DE CAMBIO”, y el cambio se vio de inmediato. La Tarjeta de Salud, la Mano Dura contra el Crimen, las Escuelas de la Comunidad, las Zonas Libres de Drogas y Armas en las escuelas públicas del país, los vales educativos, la tercera papeleta (legislativa), la sindicación de los empleados públicos, la implantación del Sistema de Emergencia 911 y la primera Casa del Veterano.

La Reforma Contributiva  le devolvía al pueblo millones de dólares y hacia válida la frase de Rosselló de que “SE PUEDE”  hacer más con menos, bajando las contribuciones. Se añade a esto el repunte de la economía, experimentándose grandes éxitos en las áreas de turismo, industrias. comercio y manufactura, trayendo como consecuencia la más baja tasa de desempleo (9%) en sobre veinte (20) años, logrando por primera vez llevarla a un solo dígito.

La restauración de los dos idiomas, la construcción del Museo de Puerto Rico, una inyección de $7.5 billones a la maltrecha infraestructura del país, la realización del Tren Urbano, el Súper Acueducto, la planificación del Triángulo Dorado y un nuevo Centro de Convenciones, el Nuevo Coliseo de Puerto Rico, la construcción de expresos y carreteras entre otros, los carriles reversibles, el expreso Kennedy y el Baldorioty, la carretera 10 de Utuado a Arecibo y de Adjuntas a Ponce como parte del cinturón vial estratégicos de la isla y nuevos sistemas de electricidad. Todo esto sin aumentar las facturas de agua ni luz son sólo algunas de los logros de la administración Rosselló.

Entre su equipo de trabajo, Rosselló contaba, con un joven profesor universitario, como Secretario de Transportación y Obras Públicas. Llamado el Súper Secretario, es Todos Carlos I. Pesquera el que implementaba la mayor parte de estos proyectos de la administración del doctor y se le veía con un gran potencial para ser el heredero de la obra de Rosselló.

En 1999, el Gobernador Pedro Rosselló cumple su palabra una vez más y anuncia que no habrá de aspirar a un tercer término, según había dicho desde un principio. Así las cosas, surge entonces la candidatura del Ing. Carlos I. Pesquera y el 1ro de julio de ese mismo año, Rosselló pasa el batón a Pesquera, quien renuncia a sus posiciones de Gobierno, para darse a la tarea de dirigir el PNP hacia las elecciones del Nuevo Milenio en el año 2000.

En la campaña más sucia que jamás había visto la Isla y con acusaciones hacia el liderato estadista. En el  2000, el Partido Nuevo Progresista pierde los comicios electorales, ganando sin embargo, treinta y tres (33) alcaldías, veinte (20) escaños en la Cámara de Representantes y ocho (8) escaños en el Senado. Pero estas elecciones se vieron en medio de un escándalo electoral llamado el “lavatón”. Sube al poder la administración más nefasta, inepta, corrupta, embustera y prepotente de la historia de Puerto Rico.

Como partido el PNP logró un total de 890,976 votos. Pero este revés inesperado, con los líderes del partido siendo objetos de persecución, el PNP se encuentra en un gran vacío. Rosselló había partido hacia Boston y Washington por un tiempo, para regresar a la cátedra universitaria; Romero Barceló y Ferré se convierten en asesores constantes del Dr. Pesquera, aún así, éste enfrenta luchas internas de poder y ante la presión del liderato legislativo, renuncia a la presidencia del Partido el 21 de diciembre de 2000. Asumiendo la presidencia del PNP, la vicepresidenta de la colectividad, Norma Burgos Andujar.

Siguiendo las indicaciones del Reglamento, el partido propone celebrar entonces una Asamblea Extraordinaria, para llenar la vacante del Presidente.  El 11 de febrero de 2001 en el Mets Pavillion en Guaynabo; el pueblo estadista selecciona por  unanimidad, el licenciado Leo Díaz Urbina. Convirtiéndose en el Sexto Presidente del Partido Nuevo  Progresista. Díaz Urbina excelente parlamentarista, que se postula bajo la promesa de que no correrá para Gobernador, pero servirá de instrumento mientras el Partido toma una determinación sobre quien finalmente será el candidato en el 2004.

Rápidamente se escucharon por lo bajo, lideres y la base PNP pidiendo el regreso de Pedro Rosselló, pero este indicaba su deseo de que surgiera un liderato nuevo, mientras dictaba cursos en prestigiosas Universidades en Boston y Washington, DC.

Durante la incumbencia de Díaz se implantó el programa de descuento directo Alianza Progresista el que le da un ingreso fijo a las Finanzas del Partido.

En la celebración del Día de Barbosa, e; 27 de julio de 2001 en Bayamón, el pueblo progresista hacia un reclamo para que entonces regresara Pesquera “Pesquera, Puerto Rico te espera”. Habiendo escuchado el clamor de la base, Leo Díaz facilita el regreso de Carlos I. Pesquera, quien toma las riendas del partido, nuevamente en Septiembre del 2001.

Mientras esto sucedía, se continuaba la persecución contra funcionarios, ex-funcionarios, lideres y simpatizantes del PNP en todos los niveles del gobierno estatal. Mientras las obras que había dejado Rosselló se veían amenazadas de paralización, retrasos y hasta implosiones. Las obras que no podían destruir, sufrían cambios cosméticos y les ponen rótulos diferentes donde la administración de turno se apropia de ellas, a falta de obra de su propia autoría.

Aunque el Dr. Pesquera trataba de recuperar su imagen y liderato, había un desasosiego en la base del Partido, fomentando principalmente por los ataques viciosos y de la administración de turno al PNP.

En junio del 2002, un grupo de Progresistas, encabezados por el Dr. Pesquera, acudieron a la sede de la Procuraduría de la Mujer, preocupados ante la denuncia de que su directora había removido la bandera de los EEUU del edificio gubernamental, lo cual constituye una violación a nuestras leyes. Hasta que finalmente luego de horas en las afueras Pesquera entró y plantó la bandera en su lugar.

Sin embargo, le radicaron cargos criminales a Pesquera, Leo Díaz, Edwin Mundo y Rivera Schatz. Donde este grupo sufría de una persecución nunca antes vista en la Isla.

Así las cosas, en las Navidades del 2002, comienza a rumorarse que el Dr. Pedro Rosselló pudiera regresar a la Isla, si se lo pide el pueblo. Se dice que Rosselló había estado siguiendo muy de cerca lo acontecido durante su ausencia y que cientos y cientos de persona se habían estado comunicando con él para pedirle su regreso.

Dolido por el acoso y la vil persecución a sus hermanos estadistas, los tantos que perdieron sus empleos en el gobierno por haber sido parte de la administración Rosselló, con los intentos de destruir su obra y el reclamo de miles y miles de personas que pedían su regreso, en febrero del 2003, se anuncia a la prensa del país, la disponibilidad de Pedro Rosselló de regresar como candidato a Gobernador para las elecciones del 2004, si el pueblo de Puerto Rico así lo deseaba.

 El 15 de marzo del 2003, EL PUEBLO HABLO. Conservadoramente, la policía estimó sobre 100 mil personas, los que se apostaron a lo largo de la ruta desde el aeropuerto en Isla Verde hasta los predios del Coliseo Roberto Clemente en Hato Rey. En el recibimiento más grande que persona alguna haya recibido en la historia de la Isla. El regreso de Pedro y Maga encendieron los ánimos del pueblo progresista de tal forma que, a su llegada, muy emocionado Rosselló aceptó el reto de enfrentarse al PPD en las elecciones del 2004.

Posteriormente, Carlos Pesquera anunció que no se retiraría de la contienda, aún después de la llegada de Rosselló y el claro apoyo del pueblo. Dando pasó a una históricas primarias, donde por primera vez, desde su fundación, el PNP tendría primarias para el puesto de Candidato a la Gobernación. Teniendo estas primarias una participación sin precedentes en la historia electoral de la Isla. Sobre medio millón de votos emitidos. Obteniendo Rosselló un 76% de los votos (427,743), Carlos Pesquera obtuvo el 23% (131,884). Esa noche el pueblo estadista también escogió al Lcdo. Fortuño como candidato a Comisionado Residente. 

En las elecciones el 2 de Noviembre del 2004 el PNP triunfó logrando la mayoría en Cámara de Representantes, en el Senado, 43 alcaldías y el Comisionado Residente. La Gobernación el Tribunal Supremo la dio en votación 4 a 3 de los jueces validando votos llamados "pivazos" ("independentistas" votando popular con tres marcas o cruces donde se podían solo votar dos candidatos).

El 13 de Febrero del 2005 el Dr. Pedro Rosselló juró como Senador por el Distrito de Arecibo, gracias a la renuncia del Senador Victor Loubriel. Luego de esto en una Asamblea General extraordinaria los delegados del PNP en votación unánime hicieron un llamado a los Senadores de la colectividad de que se enmendará la decisión tomada por estos el 2 de Enero del 2005, donde escogieron al Senador Kenneth McClintock como Presidente del Senado, y se colocará en dicha posición al Presidente del Partido el Dr. Rosselló.

Creando esto una pugna donde se dividió la representación nuevo progresista en 2 bandos, uno liderado por el Presidente del Senado y 6 senadores adicionales y el otro liderado por el Presidente del Partido y el resto de los senadores estadistas.

En Agosto de 2005 en una Asamblea General en el Hotel Caribe Hilton, nuevamente los delegados tomaron acción en el caso, cuando expulsaron del partido a Jorge de Castro Font por este hacer una expresiones en contra de la colectividad públicamente, no obedecer el mandato dado por los delegados en la Asamblea anterior, entre otras cosas, y causando la suspensión de los otros 6 senadores del bando McClintock, incluyendo a este.

Noviembre 2005 la Sr. Miriam Ramírez de Ferrer se convirtió en la nueva vicepresidenta femenina del Partido Nuevo Progresista (PNP) al obtener el 54.44 por ciento de los votos de los delegados que asistieron a la asamblea de esa colectividad celebrada en el coliseo Antonio R. Barceló, en Toa Baja.

Ramírez de Ferrer obtuvo 816 votos, mientras que las otras dos aspirantes a ese puesto, las representantes Jennifer González y Lourdes Ramos, obtuvieron 360 y 318 votos respectivamente.

En el evento electoral, participó el 36 por ciento de los delegados, lo que se traduce en 1,504 personas con derecho al voto, según el secretario general del PNP, Thomas Rivera Schatz.

Durante la asamblea, el presidente del movimiento Militancia Estadista, Luis Oscar Casillas, presentó una resolución dirigida a expulsar del PNP al presidente del Senado, Kenneth McClintock y a cuatro de los senadores que lo apoyan.

Esos senadores son: Carlos Díaz, Migdalia Padilla, Lucy Arce y Orlando Parga. El presidente de la Comisión de Reglas y Calendario, Jorge de Castro Font había sido expulsado en una asamblea anterior. Todos se oponen a que Rosselló ocupe la presidencia de la Cámara Alta.

A pesar de que al momento de ser presentada la resolución fue abrumadoramente apoyada por los presentes, la misma no fue aprobada ya que Romero Barceló sugirió remitirla al Directorio del Partido para que fuera "discutida ampliamente".

En esta asamblea también se ratificó como Presidente del PNP al Dr. Pedro Rosselló.

HIMNO

MARCHEMOS UNIDOS AL FUTURO

ABRAZANDO AL IDEAL DE ESTADIDAD

EN EL PARTIDO NUEVO PROGRESISTA

INSTRUMENTO DE JUSTICIA Y BIENESTAR.

 

ENARBOLA LA BANDERA DE LA PALMA

CON ORGULLO, VALENTIA Y DIGNIDAD

VAMOS TODOS AL FUTURO CONFIADOS

EL PROGRESO NOS LO DA LA ESTADIDA.

 

A LA JUVENTUD TOCA DEFENDER

SU FUTURO Y DERECHO CON SU SER

Y EL ESFUERZO UNIDO DE TODOS HOY

MARCA UN NUEVO RUMBO AL PORVENIR.

 

MARCHEMOS UNIDOS AL FUTURO

ABRAZANDO AL IDEAL DE ESTADIDAD

EN EL PARTIDO NUEVO PROGRESISTA

INSTRUMENTO DE JUSTICIA Y BIENESTAR.